El muralismo
Un arte milenario que tiene arraigo en el arte argentino
por Oscar Félix Haedo     
para Idea Viva     

Tras posar sus pies en tierra firme, una de las primeras actitudes del ser humano fue testimoniar sus actividades recurriendo a la inscripción en las paredes de la cueva por él habitada, alternándola con el modelado en la arcilla, la piedra o el barro cocido, con ejemplo en los menhires esculpidos.

Con el paso del tiempo, el hombre primitivo fue progresando y elevó unos muros que ponían residencia a cubierto del ataque de agrupaciones rivales, cuyas paredes exteriores eran cubiertas escenas de diversa índole denominadas MURALES.


EN ARGENTINA


Nuestro país recogió murales desde el período colonial en templos y mansiones citando como ejemplo las pinturas de Raúl Soldi en la capilla en Glew ( provincia de Buenos Aires), los techos de la Galería Pacífico pintados por Antonio Berni, Lino E. Spilinbergo, Demetrio Urruchua y el español Colmeiro.

En ocasión de la visita a nuestro país del pintor muralista mexicano David Alfaro Siqueiros fue autor de un mural por encargo del Director del diario “Crítica” don Natalio Botana para su quinta de Don Torcuato. La finca cambió de propietarios y el mural fue quitado del mundo por manos inexpertas, hallándose actualmente en restauración, un episodio lamentable para nuestro patrimonio artístico.


MURALES ORIGINALES

En la villa LA CABA (San Isidro) la vecina y plástica Gloria Varela puso en acción su proyecto OBRA 20 DE JUNIO, un mural sobre una pared de 200 metros de largo por 5 metros de alto, visible a lo largo de la calle Guillermo Hudson.

El muro linda con un complejo habitacional privado con alarma y alambrado divisorio dando a un gran jardín cubierto de flores haciendo notorio las dos realidades. Dice Gloria : “... era un desierto,¿ como cambiarlo? La respuesta que encontré fue a través de la belleza.”


EN BARRACAS

En la calle LANIN un pintor –MARINO SANTA MARIA- recobró para la pintura mural tres cuadras de muros llena de colores con la colaboración de cuatro empresas privadas y los vecinos con total respeto de las fachadas con una antigüedad de 50 años. La obra consistió en pintar con diseños geométricos de la altura de cada frente, en tanto cada vecino debía pintar su parte con un color diferente al del muro vecino .

La casa ubicada en Lanin y Feijoo fue declarada Patrimonio Nacional, contribuyendo a elevar la cotización inmobiliaria.


SOBRE PAREDES OCUPADAS

La Subsecretaria de Logística y Emergencia presentó el Programa PAREDES LIMPIAS PARA RECUPERAR DEL ESPACIO PUBLICO DE LA CIUDAD.
 
Con la aplicación de PAREDES LIMPIAS comenzó la recuperación de muros que estaban cubiertos con afiches de tono político o comercial tarea asumida por artistas y estudiantes con estudios avanzados en las Bellas Artes, junto a desocupados que dirigió la mencionada secretaría.

Responden al mismo programa la actual designación EL CAMINO DE LOS MURALES , con comienzo en el pasaje RICARDO ROJAS que corresponde al desarrollo de la tarea de la prolongación de la calle.


DE OLLAS Y SARTENAZOS

En Palermo Viejo existía un paredón cubierto con afiches y “graffítis” los miembros de MAD MURALISTAS A DOMICILIO optaron por rescatar el muro recubriéndolo con el mural ARGENTINA 2001-2002, una idea surgida en los debates de la Asamblea Palermo Viejo por la iniciativa Jorge Mingo Director del grupo que integran Melina Mazini, Adriana Napoleone y Maria Ceci.


EL PAPEL DEL MURALISMO

Ciento cincuenta muralistas reunidos en Mar del Plata (octubre 2000) en la 2da Jornada de Arte Público y Muralismo, ocuparon la plaza marplatense con paneles de 2.60 por 1.80 metros pertenecientes a ciento cincuenta artistas, siendo cuarenta de ellos extranjeros .

“Nunca antes se había reunido una cantidad tan grande de muralistas y con tantos extranjeros dijo el jefe de prensa del conjunto Raúl Orosco”. El jefe del grupo cubano dijo “Se requiere un cambio en el discurso expresivo, que actualmente está en crisis y necesita aires de libertad y frescura” (de Cuba).

El mexicano Martín Rojas Hernández, Presidente de Comisión Mundial de Artes visuales dijo: “El muralismo sirve para crear conciencia y no debe perder su sentido social y la necesidad de reflejar la historia vivida y su finalidad de denuncia popular”.


EL MURAL DE MARU COVIELLO

La pintora Tucumana Maru Coviello, una de las participantes argentinas, intervino con un mural con imágenes de su último tema: LOS MISACHICOS, con imágenes realistas abordando aspectos de la vida del poblador norteño.

El éxito de las jornadas muralistas tuvo secuencia en las Jornadas de las Islas Canarias del 2001 y del 2003, en Turquía.


TIEMPO DE RESTAURACIONES

La antigüedad de pintura y la amenaza de ser víctimas de la contaminación ambiental determinó la necesidad de proceder a las necesarias restauraciones de más de un mural en el circuito porteño.

Una serie de murales ubicados en edificios públicos fueron restaurados por un equipo de colaboradores supervisados por Silvia Farje, Subsecretaria de Patrimonio Cultural del Gobierno Porteño.

Se trata de los murales: ALEGORIA de Juan Battle Planas datado en 1950, ubicado en el hall del Teatro San Martín (capital federal), CREPÚSCULO, obra de Quinquela Martín de 1969, ubicado en el teatro de la Rivera, RINCÓN DE LA BOCA, obra de Quinquela Martín de 1968, ubicado en el teatro citado, OBREROS EN ACTIVIDAD, obra de Quinquela Martín de 1946, ubicado en el Jardín Materno Infantil con sede en La Boca, RINCÓN BOQUENSE, obra de Quinquela Martín de 1946, ubicado en el mismo Jardín Materno Infantil. Un grupo constituido por el restaurador Alberto O. Setti y el arquitecto Horacio Spinetto dispusieron de un costo de 100.000 dólares para cumplir con sus misiones considerando que el mural ALEGORIA mide mas de 25 metros de largo.

Finalizada las restauraciones de estos murales, las autoridades organizaron visitas guiadas con horarios distintos, compartida desde la Casa de la Cultura ( Av., de Mayo 575 Capital Federal).


CINCO MURALES EN UN INSTITUTO

En marzo del corriente año fueron inaugurados cinco murales en la sede del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos, con sede en la Avenida Corrientes al 1500, con las autorías de los pintores argentinos Alonso, Campodónico, Gorriarena, Cedrón y Noé. Los murales miden 3 metros por 2,310 metros y están montados sobre bastidores.

“ Todos usamos pintura sobre tela a fin de evitar su deterioro” –declara Cedrón- “Para evitar el deterioro que han sufrido otras obras anteriores que usaron la técnica del fresco ya que México y Buenos Aires no tienen el mismo clima, donde la pintura se condensa mejor en las paredes”.

Las Artes Plásticas Nacionales verán con agrado el florecimiento del muralismo porteño deseando igual suerte para las provincias hermanas.


Epígrafe a foto Nº 1

Los muros modernos en fincas de la calle Lanin (Barracas)
Epígrafe a foto Nº 2
El mural instalado en Villa la Cava, obra de Gloria Varela.


 
 

1

 
 

2